El tiempo y webcam

VISITANTE:1256396 desde Mayo-96.

CHUJA :VARA PARA DAR EN EL LOMO A OVEJAS
 

El Macalon

CATA DE LAS FLECHAS

por M.A. Garcia Guinea y J.A. San Miguel Ruiz
 
 

 

Se realizó una cata amplia al NW de la C-2,a 25 m. en un nivel más bajo tratando de corroborar

y completar la estratigrafía C-2, sin que tuvieramos la suerte de hallar una secuencia tan

delimitada en niveles como la anteriormente descrita, si bien esta excavación,que llamamos de

las flechas,por las que en ella aparareron ha servido,en unión de la prospección realizada al SE

la llamada  C. B.,para completar,creemos bastante claramente lo que fue el ambiente

arqueológico,con sus variaciones desde que se asienta poblacion en El Macalon.Por ello,tanto la

cata de las Flechas que ahora describiremos,como la C-B,cuyo análisis daremos a

continuación,nos ha permitido señalar las líneas evolutivas de las cerámicas y las variaciones y

desaparición de alguna de ellas. Creemos,sinceramente,que El Macalón encierra parte del

misterio de los pueblos levantinos indígenas en su traspaso de una cultura pobre incluida dentro

de tradiciones viejas del bronce,hasta la rápida mediterranización que la haría crear la gran

cultura ibérica.

 

 

La cata de las Flechas que, por efectuarse en tierra de cultivo,tuvimos que tapar al finalizar la

excavación  nos dió casi un solo nivel,donde aparecieron unos muros poco delimitados en una

extensión de 6,5 m.  y un espesor de tierra de unos 65 cm con mucha ceniza y abundantes trozos de

cerámica a mano,gruesa,muy mal cocida,de aspecto primitivo.

Las puntas de flecha.

Estas puntas aparecieron en los lugares marcados en el plano,a una profundidad de unos 13 cm.,es

decir en las primeras primeras capas,en unión del trozo de cerámica de barniz rojo y cerámica

bruñida. Son estas puntas del todo semejantes a las que hallamos en nuestra primera excavación de

El Macalon y del estudio que que de ellas hicimos en nuestra Memoria remito al lector.


 

Todas ellas estaban en un nivel inmediatamente anterior al núcleo fundamental de vasijas a

mano,pero en contacto ya con este nivel de fondo. A la bibliografia que entonces citamos podemos

añadir la siguiente que hace relación a estas puntas que en España podemos llamar ya tipo

Macalón. Para moldes de estas flechas vease M.A.N.,febrero 1958, p.20. Stronach cita puntas muy

similares aparecidas en el fuerte de Salmansar,en Nimrud,y las flechas en la época de las invasiones

escritas (D. Stronach: Metal objets from the 1957 excavations at Nimrud, Irak,voL XX,part. 2. Autumn

1958 lam.XXXIII,7 y pag 171.Han aparecido algunas en Ampurias sin estratigrafía (vease vitrinas de

ampurias en el Museo de Barcelona).Consultese tambien Rudolf Nauman:Palinuro Ergebnisse der

Ausgrabungen ,I,1958, sobre las excavaciones de Palinuro (Italia), provincia de Salerno,que debió

de tener su vida más intensa hacia la mitad del siglo VI a.d. y que,como Nolpa y Sirino eran centros

indígenas vivían del comercio con los griegos (ver Boll d'Arte,33,1948,339,Rendiconti dell'Acc. Napoli

N.S.,24/25,1949/50,45;Archeologia classica,5,1953,239


Deducciones de la Campaña (1962) Memoria redactada por:M.A. Garcia Guinea y J.A. San Miguel Ruiz

(1962)

pagina anterior: Erase una vez Taybilla  Pagina siguiente: El Macalon